Origen y significado de la palabra Namasté

namasté

Una de las palabras más hermosas aprendidas de la cultura indo-asiática es, sin duda, Namasté . Pero, los occidentales, ¿estamos realmente seguros de conocer su significado profundo?

Pues muchas veces nos ocurrirá escucharlo pronunciado al final de una clase de yoga, acompañado de una ligera inclinación de cabeza y manos juntas llevadas a la altura del pecho, la barbilla y la frente. Sin embargo, lo que se quiere expresar al pronunciar la palabra Namasté va más allá de lo que parece ser un simple saludo.

El significado de Namasté

Del sancrito namas = inclinarse con reverencia te = ante ti, queremos indicar el agradecimiento de la parte divina (inherente a cada uno de nosotros) de la persona a quien nos está colocando. Por lo tanto, uno no se inclina ante el otro como un ser humano, sino como un ser espiritual en un cuerpo humano. "Me inclino ante ti" significa en este caso "te rindo homenaje", con referencia al alma, como portadora de la esencia divina.

En muchas culturas y religiones orientales se cree firmemente que el alma se encuentra a la altura del corazón. Decir Namasté , llevar las manos en oración sobre el pecho mientras se hace una reverencia, es por tanto un signo de agradecimiento y gratitud. En la cultura india, este gesto tiene un valor simbólico y se considera un mudra , o un movimiento realizado con las manos que beneficia el cuerpo, la mente y el espíritu.

El gesto de juntar las manos, en cambio, se llama anjali = honrar/celebrar. Al unir las manos, simbólicamente, se crea la unión entre materia y espiritualidad, donde la materia es representada por la mano izquierda y la espiritualidad por la mano derecha. Acompañando este gesto con una leve inclinación de cabeza, deseas comunicarte a ti mismo y a los demás que estás totalmente inmerso en el momento espiritual.

Cuándo y cómo usar esta palabra

Como se mencionó inicialmente, esta es una práctica muy conocida por los practicantes de yoga . Hay que decir, sin embargo, que los usos son muchos: incluso cuando te diriges a una persona mayor, por lo tanto considerada sabia, la saludas con Namastè. Si saludas a una persona más joven de esta manera, quieres implicar respeto por los demás.

Hasta la fecha no sabemos con certeza cuándo nació esta palabra, pero está presente en algunas representaciones indígenas que datan de hace unos 3000 años. El símbolo que representa es el de Om, también muy conocido en la cultura occidental, reconocido como el sonido que creó el Todo.

Una gran sacralidad, por tanto, la del término Namasté . Una palabra que sale del corazón y que apela al corazón, donde reside el alma y se regocija cuando se siente tocada por el amor.

1/5 - (1 voto)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir