Adivinación através del Fuego 🔥

Cómo usar el fuego para la adivinación

La piromancia es una de las formas de adivinación más antiguas de la humanidad. Siempre que las personas han tenido hogueras, velas o cualquier otra cosa que puedan quemar, las han usado para predecir el futuro.

Hoy en día, la piromancia es una forma de adivinación muy útil que las brujas suelen utilizar durante los hechizos.

¿Qué es la Adivinación de Fuego (Piromancia)?

La adivinación con fuego es más o menos exactamente lo que dice en la lata: el uso del fuego para obtener información secreta.

Esto se puede hacer buscando imágenes en las llamas, enfocándose en las llamas para lograr un estado mental alterado u observando cómo se comportan las llamas, el humo, las brasas u objetos colocados dentro del fuego.

¿Cómo funciona Adivinación de fuego?

La adivinación en general se basa en algo con un elemento de aleatoriedad o caos, como las rutas de vuelo de los pájaros, una baraja de cartas mezclada o un fuego crepitante.

Siguiendo la idea de que no existen las coincidencias, el adivino utiliza intencionalmente este elemento de aleatoriedad para obtener un resultado, que luego interpreta como mensajes.

Pocas cosas son tan impredecibles como el fuego, lo que lo convierte en el elemento aleatorio perfecto para la adivinación. La forma más fácil de practicar la piromancia es observar el fuego. En esto, el adivino se sienta frente a un fuego, ya sea al aire libre o en una chimenea, y hace una pregunta.

Luego entran en un estado de conciencia relajada y permiten que sus ojos descansen en las llamas. Si se hace correctamente, comenzarán a aparecer imágenes en forma de llamas y carbones encendidos. El adivino luego interpreta estas imágenes en busca de respuestas.

El humo es otra herramienta potencial de adivinación. Después de hacer una pregunta, el adivino observa el humo sobre el fuego. El color, la forma de las olas y la dirección del humo pueden proporcionar información.

Una vez que el fuego muere, también es posible usar las cenizas para la adivinación. El adivino recoge la ceniza, la lleva afuera y la usa para cubrir un trozo de tierra.

En este parche, el adivino puede escribir algunas palabras simples: "sí", "no", "tal vez" u otras respuestas cortas. Las cenizas se dejan en reposo durante algún tiempo, generalmente durante la noche.

Si alguna de las palabras sigue siendo legible al día siguiente, es la respuesta a la pregunta del adivino. Una variante de este método consiste en esparcir las cenizas, dejarlas e interpretar la forma de las cenizas restantes de la misma forma en que se interpretan las hojas de té.

Las velas son herramientas adivinatorias especialmente útiles durante la magia ritual. Cuando se encienden en habitaciones sin corrientes de aire, el comportamiento de la llama puede dar al adivino una idea de la energía que afecta al hechizo.

Ciertas hierbas y semillas también son útiles herramientas adivinatorias. Las semillas aromáticas, como el hinojo, la alcaravea o el cilantro, pueden arrojarse sobre brasas mientras el adivino interpreta su crujido, estallido y silbido.

Para decidir entre dos opciones, un adivino puede seleccionar dos semillas, colocarlas sobre un carbón y ver cuál cruje, se quema o estalla primero. El restante proporciona la respuesta.

Adivinación de fuego Historia y folclore

Para muchas sociedades antiguas, el fuego era la conexión entre la humanidad y lo divino. Era lo que separaba a las personas de los animales, y era una vía para hacer ofrendas para recibir el favor de los dioses.

La adivinación del fuego comenzó como una extensión de los ritos de sacrificio. Después de quemar un animal u otra ofrenda en las llamas, los adivinos interpretarían el fuego, el humo, las brasas y las cenizas para ver si se aceptaba la ofrenda.

En la antigua Grecia, las sacerdotisas del templo de Atenea practicaban la piromancia. Se cree que los devotos de otras deidades, especialmente Hefesto, también pueden haberlo hecho.

En el este de Asia, la adivinación del fuego a menudo implicaba arrojar huesos de animales al fuego. El fuego marcaría los huesos y haría que se rompieran, y los adivinos interpretarían estas grietas y marcas.

Primeros pasos con la adivinación de fuego

Comenzar con la adivinación de fuego es relativamente fácil. La forma más sencilla de hacer esto es usar una vela. Si realiza magia ritual, puede intentar leer una vela que está usando para un hechizo de vela.

Como con cualquier cosa que involucre fuego, siempre practique la seguridad básica contra incendios. Quema las cosas solo en un recipiente a prueba de fuego y siempre ten una forma de apagar o sofocar las llamas si es necesario.

Cuando esté listo, instale su vela en una habitación sin corrientes de aire. Siéntate tranquilamente frente a la llama, en una postura relajada. La vela debe estar a unas dieciocho pulgadas frente a ti, lo suficientemente cerca para que puedas ver la llama, pero lo suficientemente lejos para que también puedas ver el humo o los charcos de cera producidos por ella.

Calma tu mente y haz una pregunta. Concéntrate en esta pregunta mientras miras la llama. Si su vela es parte de un trabajo mágico, es posible que desee concentrarse en adivinar la energía del hechizo.

Observa cómo se comporta la llama. Si la llama sigue siendo pequeña y tenue, eso indica un mal augurio o poca energía mágica. Si es alto, brillante y estable, es un buen augurio y una energía fuerte y constante.

Si se enciende brillantemente y luego se encoge, esto significa una breve racha de buena suerte. Si la llama parpadea, baila o gira en espiral, esto puede indicar problemas, complicaciones o estados de alta energía caótica.

Mira el humo. Si se aleja de ti, eso indica una respuesta negativa. Es una buena señal en hechizos de destierro, pero mala en hechizos diseñados para atraer cosas hacia ti. Si se mueve hacia ti, eso indica una respuesta positiva. Es una mala señal para desterrar hechizos, pero es buena para dibujar magia.

Observa la cera. Si cae a la izquierda de la vela, esto puede indicar un "no". Si cae a la derecha, puede indicar un "sí".

Mira los restos de la vela. Si el fuego lo quemó por completo, es una buena señal. Si aún quedan restos de cera, hierbas secas o mechas quemadas, puede intentar leerlas de la misma manera que leería las hojas de té.


El fuego ha sido la herramienta mágica más antigua de la humanidad. Como un ser vivo, respira, come, crece y muere.

Si sabes interpretar su lenguaje, puede hablar contigo. Calma tu mente, mira un fuego con intención y escucha. Puede hacer algunos descubrimientos sorprendentes en las llamas.

Rate this post

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir