Cómo limpiar correctamente tu placa vitrocerámica para que no se raye y brille como el primer día.

Cómo limpiar correctamente tu placa vitrocerámica para que no se raye y brille como el primer día.

La limpieza es necesaria para garantizar que continúen proporcionando el calor necesario para cocinar.

La aceptación de las nuevas tecnologías es cada día mayor. Esto se debe en gran parte a ciertas razones importantes que mantienen a las placas vitrocerámicas en el mercado. La cocina , donde destacan su seguridad de uso y sostenibilidad, su belleza y amplia compatibilidad con los utensilios de cocina (menaje, ollas, sartenes, sartenes y cacerolas), y su destacada facilidad de uso .

Debido a su uso diario e intensivo, es habitual que las cocinas necesiten un mantenimiento o limpieza necesario y adecuado para mantenerlas relucientes y libres de manchas, así como perfectamente limpias para conseguir preparaciones sanas y saludables. Por eso, hoy te mostraré los mejores trucos para limpiar tu cerámica esmaltada y mantenerla siempre niquelada. Podrás disfrutar de un acabado nuevo y duradero en apariencia, además de aumentar la vida útil de este imprescindible electrodoméstico .

Uso de vinagre : Utilizando un paño empapado en vinagre y agua , frotar toda la superficie, insistiendo en aquellas zonas donde haya marcas o manchas de suciedad. Puedes eliminar grandes trozos de suciedad y restos de comida con la ayuda de una espátula culinaria (metal o polímero). Esta limpieza con vinagre se puede repetir tantas veces como sea necesario. Cuando haya terminado, seque todo con una toalla de papel.

  1. Aplicación de pasta de dientes : Añade un poco de pasta de dientes a la fuente de calor (la que prefieras) y, con la ayuda de un paño, extiéndela con movimientos circulares. Intenta aplicar más presión donde notes más acumulación de residuos y frota fuertemente en círculos.
  2. Enjuaga y aplica alcohol : Finalmente, con un paño humedecido con agua, puedes retirar cualquier resto de pasta dental. Cuando consigas eliminar todos los residuos, es el momento de pulverizar con un pulverizador alcohol diluido en agua (50% y 50%) . Seca muy bien con papel absorbente o papel de cocina al terminar, y podrás disfrutar de una vitrocerámica como recién comprada.
  3. Bicarbonato de sodio y agua : en ocasiones, alrededor de una de las fuentes de calor, se forma una valla quemada que es sumamente complicada de quitar. Sin embargo, un truco casero es muy efectivo en esta situación: consiste en hacer una especie de pasta con dos cucharaditas de bicarbonato de sodio y 10 centilitros de agua . Una vez listo, extiéndelo por la superficie quemada y rocíalo con vinagre . Deje que la mezcla actúe durante unos 5 minutos y luego límpiela.

Recomendaciones adicionales para la limpieza de vitrocerámicas

La limpieza de la cerámica vitrificada que se incluye en este tipo de aparatos es bastante delicada, por lo que se puede dañar o rayar con facilidad; por lo tanto, se debe tener el máximo cuidado . Preste atención para prevenir todos los riesgos.

  • Utensilios de limpieza adecuados : El uso de los implementos adecuados garantizará el éxito : paños suaves, así como algún tipo de esponja, papel absorbente de buena calidad y una espátula que puedas comprobar que está en óptimas condiciones para no dañar la superficie cerámica . .
  • Agua y jabón como paso inicial : Como paso fundamental para una limpieza eficaz, nada mejor que empezar con una mezcla de agua y un detergente suave  con el fin de eliminar la suciedad que no esté incrustada ni adherida.
  • El apoyo de una espátula  es fundamental para raspar y eliminar la suciedad más incrustada . La idea es conseguir una inclinación de 30° y mantener un agarre óptimo para evitar golpes o arañazos en la superficie vitrocerámica.
  • Productos de limpieza especializados : Existen en el mercado infinidad de productos especialmente diseñados para superficies vitrocerámicas. Si decides utilizarlos, compra uno que aporte brillo al cristal y desecha todos aquellos que sean abrasivos o tengan múltiples funcionalidades.

¿Las estufas de cerámica son difíciles de limpiar?

Un gran beneficio de tener una estufa de vitrocerámica, además de la estética, es que son relativamente fáciles de limpiar en comparación con las estufas o quemadores de gas más tradicionales. Claramente, no hay rincones ni grietas en los que se atasque la suciedad de los alimentos, no hay rejillas removibles grasientas, y el área de limpieza es totalmente accesible. Sin embargo, una superficie lisa también es un poco como un lienzo en blanco, por lo que las manchas, los derrames y la suciedad quemada son más evidentes y antiestéticos.

Lavado y cuidado eficaz para una vitro que dura para siempre

La vida útil de tu equipo de vitrocerámica siempre estará regida por el mantenimiento necesario que puedas ofrecerle. No es solo una cuestión visual, por lo que un paso importante es lograr la menor cantidad de derrames y salpicaduras , y obviamente, tener mucho cuidado y evitar que la cerámica esmaltada se queme. En otras palabras, el cuidado preventivo de este vidrio puede hacer que este electrodoméstico esencial dure más. Seguro que conoces la famosa frase “más vale prevenir que curar”. Se aplica aquí también.

Utilizar utensilios, ollas y sartenes aptos y compatibles para vitrocerámica. Un alto porcentaje de daños en esta superficie se debe al uso de utensilios de cocina no compatibles. Estas superficies tampoco deben utilizarse como tablas para cortar, picar y rebanar, ni para colocar platos recién salidos del horno .

Tecnología de cocción innovadora y ampliamente utilizada

Este llamado sistema de vitrocerámica incluye un vidrio entre la fuente de calor y el recipiente a calentar. Este innovador mecanismo ha tenido muy buena aceptación por parte de los usuarios, ya que es simple de limpiar, fácil de mantener y es posible tener luces indicadoras de calor para evitar quemaduras accidentales, brindando información sobre el calor restante. Además, proporciona un ahorro energético efectivo que merece la pena destacar.

Las vitrocerámicas son en gran medida adaptativas y no necesitan ser exclusivamente eléctricas. Recuerda que no es más que un vaso que separa la fuente de calor del recipiente o sartén donde cocinas. Por lo tanto, es posible que pueda obtener cocinas de gas, eléctricas o de inducción en el mercado. Además cuentan con una gran tecnología integrada en ellos, lo que permite que la mayoría de ellos cuenten con temporizadores y cierta programación sumamente útil para lograr resultados de calidad gourmet.

A la hora de adquirir una de estas cocinas, el mayor temor es mantenerla reluciente y limpia durante mucho tiempo, aumentando así su vida útil y manteniéndola reluciente y nueva. Sin embargo, inevitablemente se ensuciará con el uso, razón más que suficiente para limpiarlo y mantenerlo de manera adecuada y regular.

Estos son los pasos básicos para limpiar eficazmente la vitrocerámica, alcanzando altísimos índices de eficacia y aplicando los productos y agentes de limpieza precisos que en muchos casos tendrás disponibles en tu propia casa. Entonces, ¡trabajemos para que su estufa de vidrio luzca como el primer día de uso!

Por último, aplica el sentido común y minimizarás en gran medida la suciedad. Esto te permitirá prolongar de forma eficaz la vida útil de tu vitrocerámica y conseguir un efecto brillante y una estética magnífica como si de una cocina nueva se tratase. Finalmente, mientras estás en el modo de limpieza, te invito a aprender la forma correcta de limpiar tu microondas con esta guía rápida y fácil para mantener tus electrodomésticos limpios limpiando tu microondas con esta guía simple y rápida para que puedas mantener tus electrodomésticos limpios .

Rate this post

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir

Comparte y ayúdame a crecer!

This window will automatically close in 5 seconds