Cómo recuperarse y encontrar fuerzas después de perder a un padre

cómo recuperarte después de la muerte de un padre

"Cuando nos encontramos con una tragedia real en la vida, podemos reaccionar de dos maneras: ya sea perdiendo la esperanza y cayendo en hábitos autodestructivos o utilizando el desafío para encontrar nuestra fuerza interior". Dalai Lama

Hubo un período en la vida que llamé la "era dorada". No en retrospectiva, sino en el momento actual.

Lo nombré así porque sentí una abrumadora sensación de gratitud.

Todos los que amaba estaban vivos y bien. Tenía un trabajo, un hogar y un compañero sentimental. Todas las cosas que todos anhelamos.

No sabía que esta "era dorada" terminaría demasiado pronto.

Un día, de la nada, mamá me preguntó si había notado un cambio en el comportamiento de papá. Ella describió cómo ya no podía escribir su firma y menudo se volvía distante.

Después de algunas pruebas, descubrimos que mi padre tenía esa temible enfermedad llamada cáncer.

Eso significó instantáneamente el final de la era dorara y el comienzo de un período bastante doloroso.

Ver a alguien que era fuerte volverse débil y postrado en cama, sufrir en silencio y finalmente alejarse de la vida.

Es difícil describir la tumultuosa ola de sentimientos que vienen y te abruman. Está el miedo de hacer frente a la pérdida y sentirte impotente porque no se puede curar y evitar lo inevitable.

Perder a un padre es como perder una parte de ti mismo, siempre ha estado allí, ayudándote y apoyándote, es difícil imaginar cómo vivir sin ellos.

Sin embargo, superar un período tan sombrío demostró una cosa:

Somas más fuertes de lo que pensamos.

En algún lugar dentro de nosotros hay una resilencia que nunca creímos posible.

Usa los siguientes pasos para descubrir tu fuerza interior, superar el dolor y aprender a sonreír nuevamente.

1. Perdónate a ti mismo

Cuando uno de los padres muere, la culpa puede convertirse en una carga debido a discusiones pasadas de las que ahora te arrepientes o tal vez porque piensas que no hiciste lo suficiente para ayudarlo.

Debes darte cuenta de que ninguna relación padre-hijo es perfecta. Las disputas, los errores y las deficiencias ocurren en ambos lados y pertenecen al pasado. Todavía eras amado incluso si rara vez te lo decían.

Al reconocer el pasado como algo terminado e inmutable, puede comenzar a liberarte de culpa y reflexionar sobre los buenos tiempos. Los buenos tiempos son los que les gustaría que recordaras.

2. Enfrenta tus sentimientos

Los sentimientos de pérdida o enojo pueden volverse más fuertes si no se controlan, especialmente si nunca has estado tan cerca de la muerte.

Explorar formas de hacer frente a estos sentimientos me llevó a la meditación. La meditación de atención plena es una forma de ayudar a comprender el flujo de estos sentimientos.

Imagínate sentado en la orilla de un río y viendo pasar los barcos. Del mismo modo, al observar tus pensamientos, verás cómo tu duelo ha influido en tus emociones. Esta "observación" de los pensamientos crea una conciencia de tu impacto en cómo te sientes que, a su vez, reduce el efecto de péndulo de las emociones. Al anticipar las emociones, comienza a reducir su poder.

3. Sigue hablando

La repentina realidad de no poder chatear con tu papá o tu mamá nuevamente puede ser difícil de aceptar.

Durante un tiempo después de perder a papá, todavía charlé con él. Le pregunté qué pensaba de algo, pero por supuesto no esperaba una respuesta. Era una forma de sacar las palabras que ya estaban en mi interior que ya estaban en mí para decir.

No te escondas del hecho de que tus padres se han ido. Visita la tumba y habla con ellos en tus pensamientos. Lo que sea que te haga sentir cómodo. No solo mantiene viva su memoria, sino que también liberta tus sentimientos.

4. Cuida de ti

El duelo puede pasar factura de muchas maneras. La pérdida de sueño, la redución del apetito y el sistema inmunológico dañado no son infrecuentes. El remedio es proteger tu salud y estado físico.

Al igual que las instrucciones de seguridad previas al vuelo para ponerse la máscara de oxígeno antes de ayudar a otros, primero protege tu salud para asegurarte de que puedas sanar y ayudar a otros a hacer lo mismo.

Solo necesitas dar pequeños pasos. Sal a caminar con un amigo, come alimentos naturales sin procesar y manténte bien hidratado. Cuando tu cuerpo se sienta fuerte, te levantará el ánimo y te ayudará a sobrellevar la situación.

5. Tómate un descanso

Durante el período inmediatamente posterior, tendrás una abrumadora lista de tareas pendientes. Desde hacer arreglos funerarios hasta abordar asuntos legales. Todo física y mentalmente agotador.

Es vital para tu salud física y mental descansar. Si te tomas unas vacaciones para recuperarte cuando las cosas se hayan calmado, podrás regresar renovado para ayudar a tu familia a largo plazo. Nunca te sientas culpable por tomarte un tiempo libre.

6. Evita las comparaciones

Durante un duelo, podemos volvernos conscientes de cómo nos perciben los demás. No hay una forma correcta o incorrecta de hacer el duelo, así que no juzgues tu reacción ante de la pérdida. No es necesario que te veas o te comportes de cierta manera.

Un amigo volvió a trabajar recientemente el día después del funeral de su padre, lo que sucedió comentarios, mientras que yo me tomé varias semanas de descanso.

No te preocupes por cómo te ven los demás o lo que puedan pensar. Este es tu viaje personal y solo tuyo, así que nunca temas el juicio. Haz lo que sea correcto para ti.

7. Se paciente

Extrañar a uno de tus padres es natural, y si eras muy cercano, necesitarás tiempo para adaptarte.

El tiempo cura la agudeza del dolor, pero es posible que sigas extrañando a tus padres. Después de cinco años, todavía extraño mucho a papá. Apenas pasa una semana sin que piense en él, pero solía ser menos de un día.

No desees alejarte con la esperanza de acelerar el proceso de curación. La recuperación ocurrirá a tu propio ritmo natural.

8. Apoya a tu familia

El fallecimiento de un padre puede enviar una onda de choque a la familia. Podríamos volvernos retraídos en nuestro propio dolor y no darnos cuenta de que otras están compartiendo la pérdida.

Así que ofrece tu mano en apoyo a otros miembros de la familia. Evitarás sentirte aislado si te enfocas en las necesidades de los demás y ayudas a otros seres queridos a sobrellevarlas.

Como un equipo amoroso, podrán contar unos con otros en diferentes momentos para superar juntos los momentos difíciles.

9. Disfruta de preciosos recuerdos

Hubo un tiempo en que no podía pensar en papá sin una lágrima. Cuando regresé al trabajo, tuve que hacer un esfuerzo decidido para no hincharme cuando los colegas me daban el pésame.

Pero descubrí que aún podía disfrutar de la "compañía" de mi papá por recordar los buenos momentos que compartimos. Las risas, los viajes y los trabajos de bricolaje que parecían interminables.

No dejé de revivir sus preciosos momentos en el ojo de su mente. Llegará un momento en que sonreirás o te reirás de ti mismo tal como lo hiciste en ese momento. Así que deja que tus padres vivan en tus pensamientos y disfruta verlos allí cuando lo desees.

10. Acepta tu nuevo yo

A medida que vamos envejeciendo, nuestras opiniones y puntos de vista sobre la vida pueden cambiar. La muerte de un padre es una de esas experiencias que te cambiarán. Me volví más tolerante porque las trivialidades de la vida se pusieron en contexto.

Preocúpate por no cumplir con los plazos, llegar tarde a un evento o tener un dispositivo nuevo que no funcione correctamente. Los acontecimientos que nos molestan día a día se vuelven insignificantes.

Este cambio no es ni para bien ni para mal, es simplemente un cambio. El duelo aumenta la conciencia de que todo cambia, así que prioriza lo que es realmente importante.

Valora y disfruta cada momento de vigilia y deja que tu nuevo yo se apodere de cada precioso día con pasión.

Desbloquea un nuevo capítulo

La sociedad a menudo descarta la muerte de un padre como el orden natural de los eventos, pero aquellos que lo han experimentado saben cómo cambia la vida.

Te sientes herido y perdido porque tienes un corazón, pero ese corazón es más fuerte de lo que jamás imaginaste.

Con los pasos anteriores, el mismo corazón puede crecer en confianza, latir con nueva esperanza y volverte más saludable que nunca. Todavía puedes disfrutar de la vida y deberías hacerlo.

La vida está ahí para ser apreciada.

Es lo que tu padre hubiera querido. Vive tu vida sabiendo que ellos se alegrarán por ti.

Rate this post

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir